Victoria vital e importantísima del Levante UD FS

En un encuentro que fue más físico que táctico, el Levante comenzó tocando y moviendo el balón para evitar la asfixiante presión del conjunto andaluz, pero pronto vio espacios entre sus oponentes para endosar un auténtico asedio en ataque. Primero Borja Milán, que empaló un misil con la pierna derecha que se fue rozando el palo de Cabezón, y después Pizarro tras cruzar un balón al hueco por parte de Sena, fue lo más destacado en los primeros minutos de partido de un equipo que necesitaba la victoria como el comer.

Todo quedaría en un simple espejismo cuando Jaén se adueñó de la pelota, pero a base de ataques hicieron despertar al Yeray que tan buena temporada está realizando, con paradas extraordinarias.

La más peligrosa de todas la tuvo Campoy en uno de esos sustos que el equipo de Dani Rodríguez dio a los chicos de David Madrid, cuando tras recoger una mala cesión del conjunto local en el centro del campo, arrancó hacia la portería de Yeray aprovechando los metros libres para chutar con la puntera de la bota, pero el balón se marchó rozando el palo corto de la portería del guardián de los 10 metros. No obstante, en un córner inofensivo del equipo visitante, Jé aprovechó la opción de contra peligrosa, y tras una magnífica jugada individual, habilitó el esférico a Cecilio para que éste anotara el primero del partido.

Quería más el Levante, pero quien las tuvo de verdad para empatar el partido fue el Jaén. Y acabó encontrando su premio buscado. Tras darle en tres ocasiones consecutivas al larguero, una falta ejecutada a 1 minuto del final por los visitantes fue basculada por Solano, con tan mala fortuna que el balón rebotó en Lucho para rebasar la línea de gol. Aún pudo irse el Levante UD FS con un castigo mayor, ya que Solano lanzó desde la corona del área un disparo fuerte, mordido, y a ras de suelo, pero otra vez Yeray certificó su magnífico nivel con una brillante parada.

La segunda mitad fue un cúmulo de réplicas por parte de ambos conjuntos, donde un disparo de Chino que se fue fuera por poco fue respondido con un zambombazo de Cecilio que se estrelló en la madera como réplica a destacar, pero tras el transcurso de 10 minutos, el Levante dio serias muestras de querer por activa y por pasiva esa ansiada victoria que tanto necesitaban. Solamente Campoy puso en peligro las aspiraciones locales con una jugada calcada a la de la primera parte, donde corrió hacia la portería de Jeray sin ningún tipo de oposición, mandando el balón fuera por poco. 

Siendo Tripodi, Jé y Cecilio los más activos en ataque, en un saque de esquina a pocos minutos del final, el argentino cazó un esférico que vagabundeaba por el área contraria, y tras una soberbia parada de Cabezón que no logró interceptar, Cecilio machacaba ese balón muerto hacia el fondo de las mallas con toda la rabia y fuerza posibleCon ese gol, llegó el delirio y alegría en las gradas del Cabanyal, que soñaban con una nueva victoria que les posicionara en la parte templada de la clasificación, fuera de peligro.

Desde entonces, el Levante se encerró atrás para amarrar un resultado que vale oro, donde el Jaén lo intentó por todo tipo de vía posible, pero no pudo batir a la ilusión y esperanza de un equipo que sueña, más todavía, con quedarse en Primera División. Con este resultado, y con la derrota de Burela, el Levante UD FS sale del descenso a 5 jornadas de finalizar el campeonato liguero, y coge el aire suficiente para afrontar el derbi del siguiente martes frente a Peñíscola.