Un grave error de Irureta catapulta al Levante hacia Primera

Un efectivo Levante, volvió a ganar y se coloca más líder de LaLiga123 gracias a un solitario gol de Roger ante un Zaragoza que, tras disputar el mejor partido en lo que llevamos de temporada, se vio superado por la solidez defensiva del conjunto de Orriols, deteriorando así las esperanzas para pelear por una plaza con destino a la mejor liga del mundo.

Con Samaras en la grada, el partido preveía una bonita batalla teniendo como protagonistas a dos de los máximos goleadores de la competición, siendo Roger y Ángel los intérpretes. El primero en golpear fue el canario tras pinchar un pase medido de Lanzarote y empalarlo posteriormente con cierta violencia para que el meta Raúl Fernández parara el esférico en dos tiempos. Poco tardó el pistolero en replicar la acción de su competidor por el pichichi, y con una acrobática chilena tras una preciosa combinación entre Morales y Pedro López, mandaba el balón rozando el palo de la portería de Irureta.

Viendo el transcurso de los primeros minutos, se intuía un partido igualado con constantes llegadas por parte de ambos conjuntos, pero el equipo de Raúl Agné puso una marcha de más para bloquear al líder de la categoría y para hacerse dueño del partido. Las llegadas al área levantinista eran cíclicas, y en una de ellas, Feltscher marcaba después de que Cabrera le habilitara el cuero con cierta peculiaridad, pero el gol no subió al marcador ya que estaba en un claro fuera de juego.

No obstante, Xumetra estuvo a punto de enloquecer a las gradas mañas después de estrellar en la mismísima cruceta una pelota que fue atomizada desde una distancia de unos 30 metros. Sin duda, hubiera sido el golazo de la jornada si ese inocente balón hubiera traspasado la línea de gol.

El primer tanto de los locales empezaba a cocerse, pero, si de algo se caracteriza el Levante, es de ser letal a la hora de marcar gol. De esta forma, en una jugada un tanto aislada, Morales perfilaba un centro que buscaba la pierna de Roger, y tras un ligero y mínimo desvío del cuero por parte del delantero nacido en Torrent, despistaba a Irureta de tal manera que su intercepción del esférico fue tan nula, que se quedó en nada, fugándose el cuero hacia el fondo de las mallas. Así, subía al marcador el primer y único tanto de la tarde a pocos minutos del fin del primer tiempo.

La segunda parte arrancaba con el mismo contexto que la primera, con un Zaragoza muy incisivo en ataque que obligaba al equipo de Juan Ramón López Muñíz a replegarse en la retaguardia a la espera de alguna contra, pero los locales no pudieron superar la línea defensiva, y se vieron abatidos por la muralla procedente del Ciutat de València. No obstante, una vez cumplido el tiempo reglamentario, el Zaragoza tuvo la más clara del encuentro de la mano de Dongou. Ángel, tras deshacerse de su marca, centraba con rosca al área pequeña con dirección a Edu García, pero al no llegar al esférico, el balón cayó a los pies de Dongou y salió rebotado hacia Raúl, que algo apurado, sacó su pierna derecha a pasear para despejar la ocasión más brillante de los segundos 45 minutos.

De esta manera, finalizaba un auténtico partidazo con el júbilo y la alegría de los granotas porque tocan techo con el segundo clasificado, con una distancia de 9 puntos de diferencia. A su vez, la impotencia y la rabia se veía reflejada en los rostros de los jugadores del Zaragoza, ya que, aunque aún hayan esperanzas para luchar por un ascenso, cada vez se ven más incapacitados de afrontar ese ilusionante reto.